Madurez y fertilidad

Actualmente el 15% de las parejas necesitarían ser tratadas para poder concebir un hijo, debido, fundamentalmente, a problemas derivados de la edad.

La edad en la que las parejas, “y sobre todo las mujeres”, deciden tener un hijo ha aumentado mucho superando los 40 años en la mayoría de los casos, momento en el que la probabilidad de concebir de forma espontánea se reduce mucho. Hasta los 35 años se consideraría que una mujer se encuentra en el momento óptimo para ser madre, y es a partir de ese momento cuando se empieza a complicar.

Hay que acabar con algunos mitos sobre los “remedios” que pueden facilitar un embarazo como ciertas posturas, dietas o alimentos “milagro” y asegura que, pese a no ser nocivos, en absoluto facilitan una posible concepción. No obstante, antes de recurrir a los expertos, sí recomienda reducir o suprimir el consumo de tabaco, alcohol, cafeína y grasas saturadas, seguir una dieta saludable, practicar una frecuencia sexual de entre dos y tres veces por semana y tener en cuenta que los días más fértiles son antes y después de la ovulación.

images3ZL7NL10

Si tras seguir estos consejos y a los dos años de intentarlo (en parejas de menos de 35 años) o entre seis meses y un año (para las que pasan los 40) no se ha conseguido un embarazo espontáneo, recomienda pedir ayuda a los expertos.

A partir de este momento se realizará un primer estudio para comprobar si hay espermatozoides y si éstos están bien; si las trompas son permeables; si los ovarios funcionan con normalidad y si el útero tiene alguna anomalía. Tras comprobar que todo funciona con normalidad los expertos aconsejan a la pareja cual de los métodos existentes -inseminación artificial, fecundación in vitro o donación de espermatozoides y óvulos- es la más adecuada para ellos. Además, la mayoría de los centros de reproducción asistida ofrecen la posibilidad de congelar embriones de parejas que quieran posponer su paternidad por razones de personales o de salud (tratamientos de quimioterapia…). El éxito de estos procedimientos es muy elevado y el noventa por ciento de las parejas o mujeres que recurren a técnicas de reproducción asistida logran quedarse embarazadas